Archivos Mensuales: febrero 2021

Una dieta alta en azúcar puede generar la aparición de colitis y enfermedad de Crohn

Una dieta alta en azúcar puede contribuir a la aparición de la enfermedad inflamatoria intestinal, que engloba dos patologías, la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn. Así lo sostiene un estudio de investigadores de la Universidad Texas Southwestern (Estados Unidos). La investigación, publicada en la revista científica ‘Science Translational Medicine’, descubrió que los ratones alimentados con altos niveles de glucosa mostraban alteraciones microbianas en el intestino que contribuían a la inflamación, lo que a la larga conducía al desarrollo de colitis.

 

Hasta la fecha, la creencia científica señala que la aparición de la enfermedad inflamatoria intestinal proviene de una mezcla de factores genéticos y ambientales.

La glucosa, la más dañina

 

No obstante, los científicos se están interesando cada vez más por el papel que desempeña el microbioma intestinal en la generación de inflamaciones tanto intestinales locales como sistémicas. Y la dieta es uno de esos factores clave que algunos investigadores sospechan que podría iniciar todo este proceso.

 

Por ello, los investigadores estadounidenses examinaron específicamente el efecto del azúcar en el microbioma intestinal y la inflamación intestinal. Se alimentó a grupos de ratones con soluciones de agua con concentraciones de 10 por ciento de sacarosa, fructosa o glucosa. Después de siete días en cada dieta con azúcar, se secuenciaron genéticamente los microbiomas de los animales para detectar cualquier cambio agudo.

 

Se observó que cada tipo de azúcar de la dieta alteraba notablemente la población microbiana intestinal de los animales. Pero se descubrió que la glucosa, en particular, fue la que provocaba la alteración más significativa. Experimentos similares en animales diseñados para desarrollar colitis mostraron aumentos significativos en la gravedad de los síntomas después de la dieta alta en glucosa. La glucosa provocó un aumento en las poblaciones de una serie de bacterias que producen enzimas que pueden degradar la capa de mucosidad que protege el revestimiento del intestino grueso.

Unas enfermedades que no dejan de crecer


«La capa de moco protege el tejido de la mucosa intestinal de la infiltración de la microbiota intestinal», explican los investigadores en el estudio en declaraciones recogidas por New Atlas. «Una mayor abundancia de bacterias que degradan el moco, como Akkermansia muciniphila y Bacteroides fragilis, en ratones tratados con glucosa es, por lo tanto, un riesgo potencial para la barrera del moco intestinal».

 

Investigaciones anteriores han encontrado que la inflamación intestinal puede iniciarse cuando las bacterias y otras toxinas rompen la barrera que recubre el intestino grueso. Confirmando aún más este mecanismo, experimentos de trasplante fecal entre ratones sanos y ratones de dieta alta en azúcar verificaron que las alteraciones microbianas influyen fundamentalmente en la gravedad de la enfermedad inflamatoria intestinal. La hipótesis de los investigadores es que las dietas con alto contenido de azúcar en los seres humanos pueden ser un factor clave que sustente el rápido aumento de la prevalencia de la enfermedad inflamatoria intestinal, y con ello de la colitis y la enfermedad de Crohn, en los países occidentales en las últimas décadas.

www.alimente.elconfidencial.com/